Consiste en el retiro de un trozo de piel abundante en folículos pilosos desde la zona occipital de la cabeza. Posteriormente, aquellos trozos son preparados en fragmentos más pequeños que contienen un pelo con su respectivo folículo.

El pelo implantado crece y se ve totalmente natural. Se usa anestesia local y es un procedimiento ambulatorio.